Medicina Europea

Apareció lo que se conoció la "medicina eclesiástica", surgida desde las enfermerías de los monasterios, ordenes religiosas, obligando así el estudio de las ciencias médicas a sus miembros.

Estos estudios se centraban en un principio en temas de nutrición e higiene personal. Se preocuparon en traducir los textos griegos, llegando así a universidades como Oxford, Paris, Montpellier, entre otras. En el siglo XIII se autorizó la disección de cadáveres. Roger Bacon fue el pionero de la medicina experimental y en sugerir que la medicina debería basarse en remedios procedentes de la química. Hubo dos figuras destacadas en la cirugía francesa de este período: Henri de Mondeville, cirujano del rey de Francia, quien abogaba por el tratamiento aséptico de las heridas y el uso de suturas y ; Guy de Chauliac, conocido como el padre de la medicina francesa, quien fue el primero en reconocer la peste que apareció en Europa en 1361 así como en inventar instrumentos quirúrgicos.